martes, 13 de diciembre de 2016

Alégrate

Para mí es mucho más sencillo amar a las personas, todas/os, que competir con ellas/as. Respetar los logros de cada una/o, guiarlas a lo mejor de mi entendimiento y alegrarme cuando sus sueños se hacen realidad. ¡Es el sentipensar de una pedagoga!.