viernes, 8 de junio de 2012

Cronos

Página 2. En controles sincrónicos.
-Soñé que vestías de negro y llevabas lentes, pesadilla. De primero no tenía miedo, luego vi una sombra- Dijo el niño. 
Los meses pasaron, ella llegó a una cabina de radio, ropas parcas, portaba unos anteojos igual de oscuros y la esperanza de un grupo que graba voces en la continuación.
El niño había olvidado aquella noche cuando soñó ser locutor de radio. Dos mapaches arañaban la memoria, zarandeaban con fuerza hasta sacudir las ojeras de Átropos. 
La sombra no soportó haber sido descubierta por un niño, fue impaciente, escribió a la velocidad de su propia destrucción se extinguió. 
Ella sale de la cabina. 
El niño retoma sus sueños, Cronos le guía.