lunes, 16 de enero de 2012

Magia y razón sobre el viaje con Ayahuasca. Kochitta y Ceci Pego

Mitos y realidades sobre el viaje de Ayahuasca.
Kochittaroko escoge a Cecilia Pego como su mentora creativa desde el primer momento en que la conoce. El pensamiento racional de Ceci, ignora el hecho, o sea, ella ni en cuenta.
Pasan los días y Cecilia no se manifiesta en la plataforma de los sueños. Kochitta desespera.
!Bingo! Una buena noche ella ve.
-Caminábamos mientras tú veías amarillo y muerte, llevabas tus ojos abiertos, de pronto una escalera en espiral nos hablaba en chino, creo, porque no le entendíamos nada, decidimos tomar el elevador cual divas que les gusta evitar la fatiga. Adentro nos esperaba un hombre rubio, obeso que nos mostraba tres teclas de un I-phone, señales, sueños, análisis, eran las mensajeras de aquel hombre que sufría retraso mental. Llegamos a pintar un cuarto.
Me fascina verte en mis sueños. Un abrazo.
Kochitta envía el sueño a Cecilia inmediatamente.
-Wow...que interesante sueño, deja lo dejo descansar en mi mente y lo comentamos...muchos besos!!!!- Contesta Cecilia.
Las horas van corriendo mientras en Ciudad Juárez se gesta el movimiento de Escritores por Juárez, un grupo de idealistas Antonio Flores, Yuvia, Chairez, Edgar Rincón, decide salir a los lugares públicos a llevar la literatura, se organizan.
Es en el Primer encuentro de escritores por Juárez cuando Kochitta conoce a Cecilia. Kochitta cree en la autonomía del quehacer diario, no se explica por qué el creativo debe pertenecer a una GRAN MAFIA editorial para vivir de sus dones. Cree fervientemente en la auto publicación. Cecilia y Kochita comparten la misma ideología.
Una mañana Cecilia sube a su perfil de Facebook una historia de éxito basada en la auto publicación y la liberación del escritor de las editoriales típicas.
Cuál fue la gran sorpresa de Kochitta al ver aquel hombre rubio obeso hablando del interés en común. !Era exactamente el mismo del sueño, el hombre que Kochitta había visto, existía.
-Wow, Kochitta. Qué tal- Responde Cecilia, entusiasta y con la sorpresa propia del pensamiento mágico, la infancia y esa extraordinaria capacidad de crear un mundo a placer.
La siguiente vez que Kochitta vio a Cecilia fue en una mesa de cafetería de preparatoria . Ellas hablaban en la mueca de la adolescencia, en esta ocasión nada dolía porque en el mundo donde estaban era sumamente sutil.
-Kochitta a mí me gusta reposar los sueños y tú estás volando. Relájate, ¿sí?
-Ceci yo de grande quiero saberlo todo, es decir, me gustaría que mi voz y palabras fuesen breves pero de tal profundidad que marcaran la psique de las personas hasta transformar su realidad. No quiero que me sigan, ni adoren, ni nada por el estilo. ¡BUENO SÍ! BIENVENIDOS LOS SEGUIDORES.
-Ja, te apoyo. Sí, a mí también me gusta el pensamiento liberador. Vivir en el mundo de la magia y sobre todo traer personajes del otro lado acá. El problema contigo es que eres muy necia y deseas convertir a las personas a lo que tú crees está bien. Esa obstinación tuya es típica de las religiones. Me han dicho de un impactante viaje al que debemos ir. El tiempo no importa, es ahora cuando ya estamos allá.
- ¿Por qué predices el futuro de mi personalidad, y eso de los viajes? Creo que necesitas un poco de tu medicina, esa la que llevas en el bolsillo derecho y que tu mamá amarró muy bien para que no la olvidaras.
- Ah, es que yo de adulta quiero ser aparte de escritora gráfica, psicóloga de artistas.
-Psíquica de artistas, ¿no?
...Y Kochitta despertó frente a un café mañanero en un cuadro azul. Faltaban tres meses para emprender el viaje.
Continuará...