jueves, 18 de octubre de 2012

Amor pasado.

¨En la plaza ¨ de Historia del corazón. Vicente Aleixandre. No es bueno quedarse en la orilla como el malecón o como el molusco que quiere cálcareamente imitar a la roca. Sino que es puro y sereno arrasarse en la dicha de fluir y perderse, encontrándose en el movimiento con que el gran corazón de los hombres palpita extendido. -Vamos a escuchar Laura Pausini. Amores extraños. -Es de los ochentas ¿verdad? -No, es de los noventas-. Y mientras la lírica circulaba la pasión de los últimos años de los veintes aparecía, sigiloso, escurridizo, atiborraba de preguntas ociosas pero legitimas. ¿Algunas vez has amado?. ¿Conoces el amor? El verdadero amor, no ese que dejas en las agresiones de tus desequilibrios emocionales. El amor auténtico, aquel que perdura al pasar el tiempo, aquel que pacta, negocia, se apolilla, se recrea, busca otras-os amantes necesarios a la conservación del llamado auténtico amor-. La canción italiana no cesaba, se repetía caprichosa, son amores esporádicos, se confunden en nuestros espíritus. na na na na, cuántas noches lloraré por él, cuántas, na, na na, -por favor, deja esa artistilla loca del pasado. Si realmente quieres escuchar música, busca a Adagio Albinoni, de Remo Giazzoto. - Él es nuevo, de dónde es, quién es. - Mujer, mujer, has enloquecido. Remo Giazzoto fue tu compañero de escuela en una vida pasada. -¿Qué? -Sí, las vidas pasadas existen. -¿Dónde? No las veo. -¿Dónde está el amor? No lo veo. -Lo siento en todo el cuerpo. -Igual, las vidas pasadas las siento en todo el cuerpo. -Comprendo-. ...Después de leer millones de letras hipotéticas sobre el amor, la conclusión es que no existe tal conclusión. Vaciar, vomitar, entrar al punto del mareo en los problemas de dos o de tres o hasta de cuatro, a veces, es verdad momentánea, arrebato justificado, ¿amor?, interrogan. Pasión, evolución, ¿amar?. ¿A quién le importa? Confusión, acoso, miedo, mil máscaras, prisión, otra vez mareo. Amores frágiles, eso son....Amores pasados, pausados listos a la continuación.

martes, 16 de octubre de 2012

De la colección Teclado viejo.Sombras. Alondra S (15 años)

S
Sombras.Camina por el oscuro bulevard, donde las sombras de los árboles abundan. El silencio mata al igual que la soledad. Fijo mi mirada al triste suelo, una mano extendida me alcanza, me alejo rápidamente sin dudar. Cruzo callejones y propiedades. La solitaria mano se multiplica, salto, salto, salto, son autos, son bardas de roca firme. No hay donde ocultarme. Descanso brevemente, noto un acompañante. Mi larga mano detiene la sombra, detiene las manos. Dejo de mirar al suelo, levanto la cabeza, veo a mi alrededor. Los majestuosos árboles me saludan.
¡Ajó!

domingo, 16 de septiembre de 2012

De los encuentros de escritores en Ciudad Juárez 2012.

Hace unos días tuve una pesadilla, bueno en realidad fue un sueño, ¿o pesadilla?. No lo sé, lo único seguro es que la sensación agridulce permanece y regresa cuando le da la gana. Escribir es terapéutico, eso dicen los sabios que imparten talleres de escritura autobiográfica, también lo dicen algunos blogeros que cada día son más y más y para rematar el asunto de la autosanación a través de la escritura Mont,  tallerista colombiano dice que uno cuando se tira a las aguas de la narrativa, las piezas dentro van tomando su lugar, ¿magia? Tal vez. Yo digo que cada una de las versiones anteriores tienen su porción de razón. En lo particular la gran terapia estriba entre mis pesadillas y sueños. Aquí una pizca de eso. Dormía, en mi ciudad se llevaba a cabo el 2do Encuentro de Escritores por Juárez y Literatura en el Bravo 2012. Entre la confusión que causa estar soñando vislumbré al entusiasta grupo de escritores independientes. Les sonreí a la distancia, noté que sus rostros eran familiares. Al parecer yo conocía perfectamente a los tres protagonista de la idea. En mí sosteníamos la sensación de la eternidad, al menos eso pensé. Durante algunos meses los tuve en realidades paralelas, mi mundo romántico. -No, ¿cuál mundo romántico¿-, dudé ¿iré sola en este viaje? ¿El Quijote se habrá apoderado de mi mente?. La gente me veía con ojos de ¿What? La hemos perdido, pensaban. 1 de ellos levantaba la mano como solía hacerlo Hittler, ordenaba entre chillidos, sonrisas arrepentidas y desveladas sin piedad, abortaba la inspiración colectiva. Se perdía en las definiciones, deseos infructuosos, de poder pero poder mal plan, poder que nace de la frustración y el opresor. Aquel hombre no podía ser el joven idealista, dinámico a quien confiaron el proyecto de la ciudad muerta, entonces, la pesadilla iniciaba. Era un jueves, yo debería estar en el café del Segundo Encuentro de Escritores por Juárez a las 6pm. Llegué a las 6.40 pm y ya el reloj acusador señalaba el desatino y la espantosa realidad peluda, amargada, hiel.
Adentro del café estaba otra escritora Ella finalmente se había atrevido a compartir sus escritos, la sola idea de pronunciar un verso poético fuera de su casa la paralizaba. Los escritores intolerantes , pesados, expertos., ignoraban este hecho, atacaban la osadía, defendían el tiempo, pareciera que los minutos cargaban brillosas cuerdas a estrangularlos, -¿por qué se toma casi 30 mins en leer su cuento la escritoida esta?- alegaban. Criticaban a lo arrogante, seguros entre las paredes de sus comentarios - el escritor debe ser mierda, tener toda clase de enfermedades mentales, es el estilo. Debe ser inaccesible, elitista, sólo Monsi es del pueblo- -ah y no se te olvide el sombrerito, el pelo largo y el aspecto pandroso,olvidadizo, divo-. Las implacables voces penetraban la mente a los novatos, vi sollozos en cada esquina del café mientras la noche nos consumía en la presentación de los becados, rica Gasolina y los bienaventurados del 2012. De pronto yo ya estaba en la repetición de la pantalla. Luego las horas pasaron y los organizadores Otra vez jueves, la pesadilla fue peor, el encuentro oficial, el de los dependientes, también se presentaba. Justo en el Ángel Trías, los independientes, hablaban encerrados tras una mesa rectangular, atrapados en realidades que desprecian y anhelan cambiar.Mi pesadilla aún no termina, los minutos nocturnos del jueves traían la soga al cuello, ahora sí, todo el lazo en el gaznate. Subí al estrado. Vi dos caminos, uno me invitaba a comer tacos, el otro quería vino, quesos, egos neuyorquinos, escritoras que se fugan a Estados Unidos, fotógrafos suertudos. El primer camino estaba a mi lado derecho, el segundo a la izquierda. Escogí el dos, atrevida de mí. La pesadilla se alargaba, caí del trecer piso, volaba en picada mientras una bicicleta rociaba excremento de perro en mis mejillas. Transitaba en la Paseo Triunfo, y enseguida el fracaso. El amor me arropaba con un beso, un beso, tierno beso. Confesé estar enamorada. La pesadilla cambió el tono, era amor sublime, -no, amor no, no por ahora- afirmó el terror. Desperté a media noche, sudaba. Recordé a mi perro y su original habitat en el techo de mi casa, llevaba varios días sin limpiar su heces, me prometí hacerlo en cuanto amaneciera. Después de tomar dos vasos de agua fresca. Regresé a la cama, cerré los ojos, volví al encuentro pero esta vez el tiempo se adelantaba. Era sábado por la noche los desencuentros en la Ave Juárez, coches mal estacionados, laberintos mal olientes, entretenidas bandas de creaciones átonas en sentidos embriagados. Rosas afuera del Yanquis, los mismo ruegos del -no huyas, no te vayas-. De frontera a frontera con lo mismo, la Juárez, la Revolución y la auténtica que nomás no llega. La verdadera transformación alucinada en A paso de cangrejo. Pesadilla. Lados oscuros que amenazan a los sonrientes. Luego el viernes, una misión cumplida, homenaje al escritor. Se cierran círculos entre alumnos y maestros, rescatan nitidez en las memorias. Y otra vez el viernes en miradas diferentes escritas por ahí. Un descanso, urgía la paz. El sábado por la mañana los ventanales del Cibeles permitieron que el sol se asomara, los niños se servían sendas tazas de café y pan dulce, corrían de un lado a otro listos para disfrutar un recital. El propósito original de los independientes amenazaba con difuminarse entre las mentiras, y el brazo saturado de miedo. Los niños, los jóvenes, las buenas intenciones, las consciencias lo salvan todo. Inventan un entretenido juego de lotería literaria, hemos ganado, los talentos derrochan. El Cuentacuentos, los organizadores que rescatan el parque que una vez fue abandonado gracias a la apatía gubernamental, la maldad. Campeón come tacos, y el saturado mundo del infierno que no nos suelta. Decido regresar a casa pero antes apagamos la velitas de un cumpleaños en el café del jueves. Sí, lo reconocí al acto, era el mismo café donde los demonios se habían escapado, dejaban, soltaban la mano de su libro azul, su creador, y daban rienda suelta a los deseos. Ahí nos acompañaba una mujer del planeta Vasco, entonaba Las Mañanitas en su idioma, la española traga monedas, good for her. El otro idioma suyo nos hablaba, la descubrimos, la desnudamos, le dimos la bienvenida al Juárez reinventado. Vaya pesadilla. No hubo conquista, sostuvimos una guerra dentro de otra guerra, fastidio. No supe cómo cambiar de pesadilla, de escena en mi sueño, mi cuello se encogía de pena, mi cabeza estallaba, una flama roja emergía, le urgía cerrar las vivencias de este encuentro. Algún custodio de los sueños se apiadó de mí, me presentó con un escritor colombiano, tallerista, él veía luz en Ciudad Juárez yo veía luz a través de él. Bendije a los organizadores de la literatura brava. El escritor colombiano otorgaba las llaves en frases simples, sencillas, -humaniza tu escritura-. Insistía. Mi dormir en pausas arrancaba la ira del estómago traducido a vocecitas expertas en el sarcasmo.- Jajaja, qué estás haciendo en ese teatro, ni siquiera sabes. ¿Te acuerdas del descabezado del puente? Jajaja, ¿cuál de todos? es sarcasmo,¿sarcasmo?. Sí ve y dile a todos que yo soy una loca que te está acosando, viste mi ropa si quieres-. A la voz le encanta perder el tiempo en chistecitos tontos. Y de un salto Ibarbuengoitia (diéresis) con su Pampa Hash cargaba. Cargaba ramos de rosas rosas y la maleta repleta de ropa francesa, un cierre burlón se asomaba. Le supliqué cargar con la loca, los encuentros de escritores y el ego cabezón. Al palmo obedeció. Favor entre escritores, creo. El cierre estaba a la vuelta de la esquina, saltaba de la maleta de Ibarbüengoitia, abrí los ojos, vi el despertador faltaban cinco para las cinco, mi piel parecía una pasa, la han succionado sin piedad, mis labios secos apenas emiten sonido. Volví a desprender el cuerpo - el cierre, el cierre- Gritaba el custodio de los sueños. El último tirón Colombia presente una vez más, hablaba iba vestida de blanco, recordaba la mujer que barre las sombras sin percatarse que arriba están las flores blancas. A la salida del teatro la pesadilla señalaba con su dedo índice vi aglutinamiento por doquier, las personas confundían términos, nada de dialéctica, la luna no era luna, al parecer hacía milagros. El recinto disfrazado de Raramuri, deberiamos protegerlo. Al Secretario de Educación despreciarlo, a la Tarahumara usarla, al Secretario también, y a la secre de pasada. La puerta se abría me crucé con el Secretario quien me reconoció al instante, me abrazó fraternalmente, nos despedimos ya atrás los murmullos recelosos,- vieja tonta, así debería tratar a las inditas, para qué saluda al burócrata-. ¿Para qué escuchar el comentario? El cinismo a todo lo que da. El abrazo sólo se plasma, escucha al corazón. Doy tres pasos y el conferencista está a mis espaldas, volteo, intento saludarlo,la mujer Tarahumara me hace a un lado bruscamente, dice, -ya nos vamos, yo lo estoy cuidando- Ufana recalca - Tenemos que estar en un restaurante-. !Quiero despertar! Auxilio. La peor de las pesadillas muestra su rostro, hablamos, hablamos, ya casi nadie escucha.  Pinches encuentros literarios de mierda, hacen todo menos literatura, ¿qué les sucede a esta gentuza?. -Oye, oye, oye, ¿estás despierta?. Ya, ya desperté, vi a un Ciudad Juárez amigable. Ahí andan keske analizando poesía, escriben para el lucimiento. Y sus lentes ya son de verdad, jajajaja, qué tonta mujer esa, la psicópata que te seguía a todas partes y luego te acusó de acusarla. Fue una pesadilla, sí que asoma su feo y altanero rostro. Bah. Olvídalo. Hiciste buen trabajo, le arrancaste lo escritora, ¿escribe? Creo que sí. Pos que le vaya como le tenga que ir.
 El cierre de los encuentros subió en un restaurante en Ciudad Juárez. La dirección no me fue revelada, por una simple y sencilla razón, yo sólo estaba soñando, escribiendo en la sana locura.

martes, 28 de agosto de 2012

Homenaje al Dr Enrique Cortazar.

Parte I. A partir de hoy y hasta el viernes 31 de agosto de 2013 como parte del homenaje tendrás la oportunidad de leer y ver vida, trayectoria y obra del Dr Enrique Cortazar. Homenaje al Dr Enrique Cortazar viernes 31 de agosto en el Museo de INBA en Ciudad Juárez a las 6pm. ¿Quién es Enrique Cortazar? Para la frontera Ciudad Juárez- El Paso. Es nuestro embajador cultural y poeta. Gracias a su bien comprendida misión en estas tierras él enlaza desde lugares insospechados, desde espacios aparentemente ajenos, el ánimo hacia la difusión de la cultura. Despierta en el ser humano el interés por expandir, conocer y compartir las letras, el arte. Gracias a sus ojos observadores, sus oportunos pensamientos, instituciones educativas, organizaciones gubernamentales, asociaciones públicas y privadas despiertan a reconocer la importancia de traer eventos dignos a esta ciudad. Él lo ha logrado durante su trayectoria. Desde el anonimato hasta el día de hoy su objetivo es claro y dirigido. Que esta frontera goce de la presencia de escritores y artistas reconocidos, que la dinámica del arte, cultura y las letras se respire y alcance la merecida trascendencia en el diario vivir de los fronterizos Del periódico de Poesía. UNAM INBA. NUEVA ÉPOCA 13 PRIMAVERA ´96. Para Carlos Montemayor. La poesía como un conocimiento interior, como una luz que alcanza a descubrir el mundo interior de las cosas y de los seres, tiene una larga tradición de poetas. A ella pertenece Enrique Cortazar. Para Carlos Fuentes. La mirada de Enrique ojos de tigre apasionado pero doméstico, me dice cabrón, ya estás en Chihuahua ya estás en México. Enrique trae con él toda una cultura, en la punta de los dedos, en la punta de la lengua, en los laberintos del oído, en los torbellinos de tacto. La frontera, en la mirada de Enrique, en su poesía en su actividad de animador de cultura, deja de ser raya, obstáculo, alambrado, todo lo que no queremos que sea, y se convierte en río horizonte, coro de culturas, culturas apalabradas. Con él llego a las tardes de literatura, los jóvenes de Juárez, el diálogo, el renacimiento de las voces del norte de México, destinadas a dejarse oír, a ser parte del discurso nacional, a renovarlo. Con él llego de nuevo a la noche y lo resumo todo en amistad, la literatura, los ojos de tigre, ardientes, luminosos, en las selvas de la luna como lo previó hace dos siglos su colega, hermano y maestro William Blake. A Sara, a Enrique, ojos de fuego, luces en la montaña, palabras de tigre les desea su cuate. Para Víctor Hugo Rascón Banda. La parte central que le da nombre al libro de Enrique Cortazar La vida escribe con mala ortografía, más que poesía de amor y desamor, como a primera vista cree uno que es, es una poesía de añoranza de cosas perdidas. Para Paco Ignacio Taibo I Enrique es, a mi juicio, un poeta espléndido que se ha inventado un norte interior. Un norte del alma y del pensamiento, sutil norte en el que llueve constantemente, en el que la melancolía y la nostalgia deambulan por las calles en un fantasma gris y permanente. Dos poemas de Enrique Cortazar I En la casa el sol todo lo inunda con su canto. Reino bondadoso y deslumbrante que arrulla con voz intacta la luz olorosa a yerba que nace en el patio. Todo resucita bajo el decreto luminoso de la aurora. Salgo en pedazos. primero mi deseo, luego mi mente, más tarde mi tacto y al final, con mi corazón y mis ojos, comienzo la lenta jornada del día abismo luminoso que peldaño a peldaño sufro, conquisto. VI Toda la casa nos pertenece. En el jardín el árbol creció con nosotros. El sol de invierno avanza imperceptible por los cuartos. Aquella lluvia de infancia y su olor a tierra humedecida cubre muros y puertas. Aquí, pendiente del calendario, la vida huye, instaura penumbra. ¿Quién es Enrique Cortazar? Para la cultura en la frontera y la voz del poeta que habla desde el corazón, lo es todo. Para sus estudiantes es, Mi Profe. Si deseas participar en el homenaje escribiendo palabras de agradecimiento al Dr Enrique Cortazar, favor de enviar un mensaje al correo yanethsotelo@hotmail.com o escríbenos dejando un mensaje en este blog. Tus escritos se trasmitirán durante el evento o los días subsecuentes en las redes sociales conectadas al evento.

lunes, 27 de agosto de 2012

Protegido.

Dicen que la Gran Red se encarga de poner los eventos en su lugar. Así es, jamás había estado tan segura de ello. Y lo que un día me sacó de Ciudad Zafiro para visitar Cuesta Abajo, ahora se convierte en un entretenido pasaje del pasado. No sé cuál concilio existe a la repartición de talentos, sólo veo que éstos se encuentran escondidos tras gruesas capas del actitudes torpes. El silencio de las medianías nocturnas, acalla las voces de doble filo, le lengua enegrecida de Rokó espanta la proximidad traducida a desánimo, pereza, ladronas de esferas azules, y negligencia. Amanece, aman.

domingo, 26 de agosto de 2012

Sincronía del Sueños colectivos.

Así como un día se cuela la palabra desfigurada también la figurada tiene su oportunidad. Dice Carl Gustav Jung que en el subconsciente está la alquimia. No importa que tan plagado haya estado el camino de tonterías destructoras, éstas, forman parte del doloroso pasado, aquí la fórmula fue, dejar de amar al sufrimiento, aniquilar la víctima y
trabajar. Lo que lees a continuación es parte de la presentación de la novela Sueños colectivos del autor Fausto Lozano. -Yo al principio me identificaba con Jacobo, de hecho era yo. Pero no, años más tarde creo que soy Marlon, no sé en realidad-. Me dijo Fausto mientras fumaba y disfrutaba un helado de fresa en el consultorio de Agueda que más bien parecía el Starbucks de la Gomez Morín. Jacobo se asomaba tierno, tímido e inseguro gritaba a la distancia tan lejos que ya habían pasado 18 años. Ahora debería observar sus obras, el bastón de antaño lo acompañaba al igual que la mueca sacerdotal. Del contorno de sus mejillas resaltaba la seguridad de mando. No, aquella noche yo no hablaba con Jacobo, el jovencito había quedado plasmado entre las letras de quien sigue las pistas hacia la verdad y el rescate de Sara. Pág. 55 Jacobo abría y cerraba el entrecejo mientras luchaba por no ser descubierto. Pasadas las horas y ante la seguridad de saber que el otro era él mismo, apuró el tiempo. Entregó su confianza a La Gran Red que cedía para acomodarse en el próximo tiraje de Sueños colectivos. Ángel Torres sucistaba los enlaces, el tiempo apremia, decía. Las voces del silencio nos esperan. El olor a tierra de lluvia próxima afirmaba la entrada al todo. Cualidad primordial de un narrador que al observar constante y minucioso el transcurrir del momento obtiene una acaparadora visión, atrapa las imágenes y las pide prestadas al lóbulo derecho, emplea un material moldeable y hábilmente traza una telaraña confesora. Él no es ladrón de psiques, tiene el Don del narrador. Sus inexorables virtudes y futuro prometedor pueden más que cualquier espectáculo de la ilusión. Marlon lo sabe ahora. En Sueños colectivos fueron ocho personajes pero en realidad fuimos todos y todas las combinaciones de números posibles. Dentro y fuera de la trama los amigos de la preparatoria se reúnen, sus dolores, sus deseos, anhelos, conflictos, formas, y sueños son puestos en constante riesgo, juegan. Siguen al niño. Fausto Lozano los ha llevado a recorrer los lúgubres laberintos de la mente y en un juego único, desarrollan escenas duales. El antagonismo es propio de los humanos, los héroes podemos ser cada uno, y en alguna de nuestros planos astrales están sin duda las instrucciones individuales. Los villanos cada vez son menos. El juego Sueños colectivos tiene reglas y éstas deben obedecerse. Al igual que en la literatura. No así en las presentaciones de libros donde ahora carecemos de aburridos análisis y criticas castrantes. Brincamos en aparente torpeza como la locura desenfrenada de nuestro máximo guía Don Quijote. Redundamos en tratamientos seguros para ser ampliamente comprendidos, imitamos irremediablemente a nuestros antecesores y en nuestro tablero reverencial está Borges, Quiroga, Edgar Allan Poe, Carlos Fuentes, entre otros. Y podrían estar también la sobresaturación de espejos mayas, nada de juegos. Al momento de escribir el ambiente se debe tornar serio, disciplinado, metódico. La idea de traducir sueños suele ser descabellada, oscura. Ponerlos a jugar, imponerles reglas, darles claro seguimiento sin artificios, ni costumbres apolilladas de ya casi desaparecidos escritores es agotador. Fausto Lozano lo ha hecho a su estilo y juventud. En Sueños colectivos, la mujer que da a luz siendo anciana queda atrapada en estado de coma, su nombre, Sara. La otra Sara, la que ahora tiene oportunidad de leer se encuentra dormida encima de un escritorio negro, descansa entre las hojas dentro de una carpeta azul, ella llora al regresar y descubrir a sus progenitores. Los Mayas. Sara en tormentosa agonía de saberse encarcelada, abre el lazo de amor que motiva a sus compañeros a regresar una y otra y otra y hasta siete veces y otra al peligroso juego hasta lograr su objetivo, despertar a todas las Saras de la historia. La mujer dormida debe dar a luz, ya es tiempo. Las maldiciones que le fueron impuestas a Agueda, la psicóloga, ya no la alcanzan, la obsesión por la fama y el psicoanálisis Froidiano la absorbió un demonio hechizo, joven pero de cuidado. Los vampiros hicieron lo suyo mientras prometían un castillo. El fuego, la nieve experimental, el agua, los ángeles, el terremoto, las rosas de oro, la muñeca en flor, la que sólo se atreve a ser humana en las otras dimensiones, eximen tanto al narrador como a los personajes de catástrofes reales. Todo inicia en un sueño, sí. Dice Fausto- Los primero capítulos los soñé, después no supe más. Me detuve por un tiempo, ya se trataba de literatura fantástica. Una novela, una historia que contar, por mí, empleando elementos retóricos propios de la fantasía, aunque la ciencia esté a punto de asegurar que entre los sueños y la realidad hay un claro enlace y que los viajes astrales existen para la literatura seguirá siendo ficción. Soy escritor. Las letras es lo mío.

jueves, 23 de agosto de 2012

La zorra y la cigüeña. La continuación.

La zorra invita a comer a su amiga la cigüeña, pero sirve una fuente con caldo que la cigüeña con su largo pico es incapaz de tomar, mientras la zorra a lametazos se lo toma todo. Otro día es la cigüeña la que invita a la zorra a comer y para tomarse la revancha sirve carne en trocitos servidos en una botella larga y estrecha para que no pudiera alcanzarlos la zorra, mientras la cigüeña introduce su pico para comérselos todos poco a poco (http.es.wikipedia.org).
Cada creación es única, y tiene ciertas necesidades individuales dependiendo de su conformación física, debemos respetar. Esta fábula se relaciona con las diferencias físicas entre el hombre y la mujer. Para cada uno debe haber atención y servicio especializado. La venganza debe perecer, en las fábulas corregidas sugerimos que la zorra fue egoísta y no se enteró de las necesidades específicas de la cigüeña por lo tanto la cigüeña cuando invita a la zorra hace lo correcto y le da de comer en un plato en lugar de en una botella. Y la zorra reacciona pero como es orgullosa no lo comenta, en cambio el hambre se le espanta. Mientras reflexiona y se imagina la siguiente comida entre las dos, algo extraño sucede, salta encima de la cigüeña y se la harta toda en unos cuantos segundos y de una sola mordida. Se lleva las patas a la panza y nota que el pico de la cigüeña le brota. La cigüeña habla y le dice, -esto es lo que le acontece a los malvados y a los que quieren hacer dormir a la venganza-. La zorra arrastra su cuerpo al lago más próximo, quiere que el lago le explique qué fue lo que pasó. No puede creer que rastros de sus vísceras se plasmen entre la maleza. Cuando asoma su hocico al lago, un enorme cocodrilo verde y hambriento sólo ve el color negro de la venganza y la devora. La zorra y la cigüeña tendrán que convivir dentro del cocodrilo pero éste inmediatamente las vomita porque no las aguanta. Fábula recreada por estudiantes de la clase de Español de MECHS.

lunes, 6 de agosto de 2012

Letras endebles

¿Originalidad? Nadie la tenemos, se bebe ser Dios para lograrla. Ira, esa sí, varía y puede ser única, humana. Hace algunos meses unas ex amigas se dieron a la agobiante tarea de descifrar el lado oscuro mío. Cruzaron sin superar la dualidad. Pretendieron ser mis enemigas, sin éxito. Me sorprendió gratamente el saber que alguien me evitaba la molestia de explorar por mi misma aquellos fantasmas que a todos, absolutamente a todos nos persiguen. Aquella otrora amistad, jamás había conocido un poema elegante, ni idea del renacimiento, ni la entrada a la universidad, ni había visto la luna y el sol desde la magia. ¿Endecasílabo? No. Critica el pulir de la belleza física como la buena poesía que intenta ridículamente imitar. Además me regalaba su poder que desprecié desde el primer instante, estorbaba. Escapé sin concluir sus sueños compartidos. Acuso, acusa, acosa. ¿Quién acosó a quién? ¿Quién traicionó a quién?. Ella se horrorizaba ante el arquetipo obvio de la bruja, sus tormentosos miedos engullían el pan enegrecido materializado en heces, encima de la cama, permanecía en estado obeso, su natural gracia en su risible tecla, diseñó entes virtuales, que al acto la devoran. Jamás entendió un ápice en mis intenciones, incrédula. Prefirió pensar que la deseaba, ¿y la fama?. Ja.Ja.Ja. Desde adentro me creó grande, fuerte, fiera, soplo, veneno, víbora. Ha perdido. Le espantó la idea del lesbianismo a tal grado que casi enloquece.Ja. ¿Enojo?.¿Competencia?. Le fue más cómodo juzgar, que aclarar. Culpaba, acusaba, de haber sido plagiada, ¿su creatividad?. Se sintió livianamente perseguida.Ja. Cuánto delirio y soberbia. Cobardes. Nunca se atrevieron a verme a los ojos, tan sencillo que es hablar, abrazar, amar. Qué miedo a la maldad en su mente. Ja. Bruja, hechicera, me has confundido por poco abandono todo por ti. Palabrería que recién re abro. Ella entrega cuadros a una computadora, las versiones engrosadas de filas y ojos nefastos, curiosos, vengativos, la han leído. Humanos de grasas fugadas aquí. Sustos permanentes, fácilmente legibles. Y de entre la penumbra, algún acierto se avistaba. Saberla, leerla saturada de arrebatos, un blog, una carta abierta, la revelación de mi vida, un anuncio, publicidad que finge no desear, ¿quién es la villana? ¿quién copia a quién? ¿quién es la chismosa?. Vaya finalmente se atrevía a arriesgarse en varias fotografías similares a una película de guerra de galaxias idéntica a sus batallas sin sentido. Sucumbo ante lo humano, regreso, veo el odio, enfurezco, estoy viva en el cuerpo. ¿Originalidad? Nadie la tenemos, se bebe ser Dios para lograrla, ¡bébetelo!. Ira, esa sí y puede ser única. Ella interpretaba sincronismos, atea, en restaurante atiborrado de vino. Ja. Mancilla la memoria de nuestro loco favorito, el gran genio, Quijote. Pretende igualarme. Ni quién la entienda. Plasman garabatos sin trabajo ni métricas, versos chuecos, pendejos, holgazanería trazada. Uf, eso ha terminado. Penas de omisión vagan. Precisan destreza las letras. Letanías. Ignorancia literaria. Eso escriben. Debo despedirlas, el momento de la escritura ha llegado. Debo realmente escribir y dejar de leer lo que inicié y concluyó en un lienzo amoratado. Lo siento, bostezo su existencia, adiós. Antes aclaro. Yo sí las he visto a los ojos una y mil veces, y las observaré desde el rayo incoloro, ese, el mismo donde ahora habitamos, muy a su pesar. Sepan todos Uds los que no tienen la menor idea de lo que digo, que pido su clemencia, estimado lector. Ellas saben perfectamente a qué me refiero, seguirán escondidas, no las quiero cerca, son pobres, han fallado., habían sido en cierto grado mi consciencia. Ya trasformadas, milagrosamente transformadas dentro de mí. Los sufrimientos que les transcurren en su entorno no se los puedo evitar porque, efectivamente he elegido no ser adivina, y hace mucho, mucho tiempo les regresé sus hilos de filos serpentinos. Están fuera. No hay arrepentimiento, mucho menos perdón, nada de disculpas. Ja. ¿Disculparme? No, no, las disculpas se las debo al lector, a la literatura, a mi sagrado oficio, la escritura, le había fallado. A su traición le sigue la venganza o el rezo penitente, ni uno ni otro suceden en el plano donde existo. Vine a cerrar lo que jamás debí despertar. Duermo y sueño abierta, confiada, circulan, sello en ira breve. Sin ser libre, porque es imposible serlo en la tierra, atizo que ellas fueron producto de mi imaginación, y que cuando vieron la verdad, fueron eso, en retroceso, nunca amigas. Aquellas puedo ser yo, por eso corro y presiento que en el minuto cualquiera este revolcar del estómago se desvanecerá en cuanto cierre esta puerta y ellas lean mientras finalmente escriba sin esas letras endebles en mi camino.

jueves, 2 de agosto de 2012

Sin dedicatoria.

Entré a tu casa, confiada, segura de tu espera a la sensación liviana de otro cuerpo. Te vi, juro que clarísimo te observaba depositar líquido en tu cabellera larga de caireles rebeldes. Seguí la línea pura, volví, habías regresado. Te expresaste como un día nos enseñamos -hace mucho que no me visitabas, corazón- dijiste. Luego dije, luego te escuché, luego dijiste, escuchábamos. Decidí contemplar tus manos que abrían y cerraban aguas extremas del tiempo, suavizan el naufragio de tu demencia. Has preferido odiar antes que enloquecer. Segundos al instante pude ser ánima cualquiera, en rostro inventado, enemigo. Amar sin la sufrida identidad. Recorrí nuestras formas, deposité pistas al retorno, no extravíos, ni muertes lentas. ¿Sabes? Aquel cuerpo sigue flotando sin espera ni dedicatoria, a la nariz de la luna que me despierta cubierta de ti, mujer.

Sin dedicatoria.

Entré a tu casa, confiada, segura de tu espera a la sensación liviana de otro cuerpo. Te vi, juro que clarísimo te observaba depositar líquido en tu cabellera larga de caireles rebeldes. Seguí la línea pura, volví, habías regresado. Te expresaste como un día nos enseñamos -hace mucho que no me visitabas, corazón- dijiste. Luego dije, luego te escuché, luego dijiste, escuchábamos. Decidí contemplar tus manos que abrían y cerraban aguas extremas del tiempo, suavizan el naufragio de tu demencia. Has preferido odiar antes que enloquecer. Segundos al instante pude ser ánima cualquiera, en rostro inventado, enemigo. Amar sin la sufrida identidad. Recorrí nuestras formas, deposité pistas al retorno, no extravíos, ni muertes lentas. ¿Sabes? Aquel cuerpo sigue flotando sin espera ni dedicatoria, a la nariz de la luna que me despierta cubierta de ti, mujer.

jueves, 12 de julio de 2012

La joven habla. #Yosoy132 Ciudad Juárez

Eva Ix Chel. Son dos temas sobre el Movimiento #yosoy132 los que llaman particularmente la atención, el liderazgo y la democratización de los medios. La vocera 132 en Ciudad Juárez ha expresado su definición sobre líder, dice ¨primero tenemos que rendir cuentas a nosotros mismos luego a la asamblea y si este movimiento insiste en que se nombre un líder yo me retiro. ¨Los que reiteran eso me dan miedo¨. Fin de la cita. No estoy enterada hasta qué punto los coordinadores activistas ya conocidos en esta frontera han insistido en definir una figura única para yosoy132, pero sus propuestas distan del manifiesto original que dice, ¨la representación del movimiento depende de las personas que se sumen a esta causa¨. Fin de la cita. Fueron 132 los que arrancaron el despertar mexicano, sería ilógico regresar a los tiempo de mártires, héroes que oficializan la historia y villanos sin derecho de réplica. Los jóvenes han dado muestras de su civilidad, solemnidad, claridad y pacifísmo. Dentro de su mundo ampliamente informado debemos aceptar que ellos no forman parte ni de los ninis ni de la generación perdida, mucho menos de la sociedad teledirigida de Sartori, ellos han saltado de los videos juegos, la tv, los consultorios psiquiátricos, el desánimo, la apatía a proponer, leer, comprender los conceptos e internalizarlos. Emplean los recursos locales disponibles para accionar. Son almas decididas a transformar una nación habiendo sido ellos mismos transformados al sufrir en carne propia la ciudad plagada de impunidad, corrupción, injusticia y líderes de tintes neonazis. Han trazado otra realidad en las redes sociales, la cátedra, los espacios públicos y las calles. Hablan de la democratización de los medios con el fin de garantizar información transparente plural e imparcial cuyo propósito es desarrollar el pensamiento crítico, terminar con el duopolio televisivo y hacer del acceso a internet un derecho constitucional efectivo en los términos que establece el Artíulo 1o de Nuestra Carta Magna. Ven en internet una herramienta potencial para la comunicación menos lineal y la exposición de información que ya en el presente es útil. Tal es el caso de la propuesta de tesis de Eva Ix Chel, vocera local del movimiento, estudiante del último semestre de Psicología quien emplea las redes sociales como instrumento de observación y medición en el planteamiento de sus hipótesis. Sea entonces el yosoy132 número de pensamiento mágico, cabalístico encaminado hacia la liberación si Ud así desea creerlo. Combinando ideales, instrucción, desarrollo espiritual, activismo, creatividad, siendo congruentes de dicho y hecho, con 132 estamos siendo partícipes y testigos de la consciencia expandida, los sincronismos, sin afanes protagónicos ni llamaradas de petate. Minutos antes de la entrevista. Liderazgo y medios #yosoy132, Ciudad Juárez. -Hola, te quiero entrevistar para el canal Kochitta Rokó de YouTube. -Sí, está bien. Nos vemos en el Parque Central frente a la prepa. A las 4. -¿Dónde será la siguiente asamblea? -Frente al Monumento de Vasconcelos. Los elementos antes mencionados dicen suficiente para darme cuenta del clarísimo sincronismo. Soy maestra de preparatoria, y he seguido la obra de Vasconcelos desde mis años universitarios. Llegué a la cita pasadas las 4pm, mi perrita Aura me acompañó. Ya frente a la preparatoria nos esperaba la vocera del Movimiento Yosoy132 Ciudad Juárez y uno de los coordinadores de seguridad. Antes de la entrevista platicamos de tema diversos, acaparaban nuestra atención, líderazgo, poder, y formas de organización. Inicié la plática narrando las penurias de Aura, una perrita callejera que había sufrido de maltrato, recién la adopté. -Esta perrita era de la calle, es tímida y has sido severamente maltratada. No ladra. -Ah debieron haberle inhibido el ladrido con un aparato que emite descargas, lo venden en Walmart a 30 dlls. -No puede ser, es horrible, el maltrato se sofistica cada día más. -Sí, la tortura. Es una pena que grupos en nuestra sociedad desarrollen gustos por la violencia, eso debe perecer. -Miren, yo pienso que poco a poco se van formando dos ciudades en el mismo territorio, una que es destructiva, corrupta, violenta, y otra que vive en paz, e inteligencia proponiendo mejoras. Tal vez llegue el día que unos y otro nos perdamos de vista, es decir, no nos topemos más. O problemente en las otras ciudades sólo habitarán espectros y no humanos, todo es posible en la mente mágica, es cuestión de activarla y saber que está ahí, ver las realidades paralelas. Inmediatamente después pensaba en el sueño más reciente, una joven del movimiento radicada en el DF, preocupada se había mudado debido a amenazas. A la par el coordinador de seguridad narraba la anécdota de un alguien en el DF en similar situación. En unos cuantos minutos los dos jóvenes y yo hablabamos sin tantas palabras, de acuerdo sin debate, sólo exponiendo ideas cuyas respuestas o preguntas eran emitidas en simultáneo. Ha sido muy agradeble convivir con dos miembros de 132, tomando en cuenta que #Yosoy132, también.

sábado, 7 de julio de 2012

Mujer secreta

Para las mujeres todo es un enigma, cerramos los ojos vemos dentro. Durante el beso no perdemos detalle en el acto y las conversaciones. Permanecemos en estado de realidad paralela, paralizadas. Las imágenes de los otros lados son alquímicas,  poseemos los secretos, es hora de develarlos. De la Revolución a la devolución. Son las 2.17 pm él quedó de venir en cuanto terminara el curso de Negocios a las 2.00pm. He despertado temprano, fui al gimansio, leí un poco, limpié mi casa, como nunca, está impecable. Cociné a la imaginación, he combinado ingredientes raros, mayonesa, capsu, salsa para alitas bañan al pollo con papas y piña. En el plato rojo va primero una capa de coditos sin condimetar, la mezcla anterior ya le dio sasón agria y picor. Pienso en el balance de sabores y preparo una ensalada dulzona, fresas, queso alemán, y lechuga. En el refrigerador está un vino tinto, la marca no importa, está frío, listo. Son las 2.40pm. Él quedó de estar aquí a las 2.10 ¿le llamo?. Odio pensar que me dejará plantada, el pensamiento es soberbio, no tolero las tardanzas. Díos mío ya no quiero regresar al pasado, es horrible la espera, estas ideas atacando mi mente, ¿será él mi futuro? Tengo más de cuarenta años, ya no debo dar vueltas al asunto. Un hijo, deseo un bebé. Qué ternura. Él me lo ha dicho, en varias ocasiones mencionó la idea. Me quiere bien, me quiere para madre de su hijo. Qué felicidad. Reviso mi vestido, es gris, lo suficientemente opaco para no causar alboroto. La última vez que lo vi, él se abalanzó encima, intentó besarme casi a la fuerza, lo detuve con ganas de mandarlo al otro lado. –Tú tienes la culpa por llevar ese vestidito tan sexi-. Dijo. Después muy enfandado se dio la vuelta. Yo atiné a reir a carcajadas pero la seriedad en su pensamiento contuvo el sonido.

viernes, 8 de junio de 2012

Cronos

Página 2. En controles sincrónicos.
-Soñé que vestías de negro y llevabas lentes, pesadilla. De primero no tenía miedo, luego vi una sombra- Dijo el niño. 
Los meses pasaron, ella llegó a una cabina de radio, ropas parcas, portaba unos anteojos igual de oscuros y la esperanza de un grupo que graba voces en la continuación.
El niño había olvidado aquella noche cuando soñó ser locutor de radio. Dos mapaches arañaban la memoria, zarandeaban con fuerza hasta sacudir las ojeras de Átropos. 
La sombra no soportó haber sido descubierta por un niño, fue impaciente, escribió a la velocidad de su propia destrucción se extinguió. 
Ella sale de la cabina. 
El niño retoma sus sueños, Cronos le guía.

miércoles, 6 de junio de 2012

Albe

Apenas le veía el rostro. Era un ente blanco, aceleradamente blanco, su cabeza calva con la coronilla abierta conectada a un chorro de agua exquisita, espesa en su color pastel. El ojo derecho sufría extravismo, el izquierdo estaba en su lugar. Su cejas pobladas hablaban de alguna referencia humana. De seria mueca arqueaba los labios hacia abajo, en señal escéptica. De pronto sonrió, así permaneció en aparente armonía mientras una mascota jamás connotada por estos rumbos le acariciaba el hombro.

Yo observaba con la limitación de mis ojos escuché clarísimo su nombre y la razón de su existencia. La traje a mis sueños pero aquellas aparaciones eran débiles, tontas, todavía no podían transitar las dimensiones, se quedaban atrapadas en las ideas, los debates, las burlas, el sarcasmo, la ironía que sin rozar la perfección, abundan. La imitación de la figura, impetuosa desea penetrar por el canal más bajo desde los escalofríos en las piernas, está ahí durante la tarde, especialmente cuando los vientos provocan tormentas de arena.


martes, 5 de junio de 2012

Albe

Apenas le veía el rostro. Era un ente blanco, aceleradamente blanco, su cabeza calva con la coronilla abierta conectada a un chorro de agua exquisita, espesa en su color pastel. El ojo derecho sufría extravismo, el izquierdo estaba en su lugar. Su cejas pobladas hablaban de alguna referencia humana. De seria mueca arqueaba los labios hacia abajo, en señal escéptica. De pronto sonrió, así permaneció en aparente armonía mientras una mascota jamás connotada por estos rumbos le acariciaba el hombro.
Yo observaba con la limitación de mis ojos escuché clarísimo su nombre y la razón de su existencia. La traje a mis sueños pero aquellas aparaciones eran débiles, tontas, todavía no podían transitar las dimensiones, se quedaban atrapadas en las ideas, los debates, las burlas, el sarcasmo, la ironía que sin rozar la perfección, abundan. La imitación de la figura, impetuosa desea penetrar por el canal más bajo desde los escalofríos en las piernas, está ahí durante la tarde, especialmente cuando los vientos provocan tormentas de arena.
La hora de cerrar los ojos había llegado, evoqué al amor, esa sensación que se extiende en el pecho y provoca el rejuvenecimiento. Recordé la hermosa mañana del domingo acompañada de mi amiga escritora, el desayuno, algún manifiesto a redactar. Dormí en dulzura y paz protegida, como suelo hacerlo. Olvidé al esperpento.
Al despertar lo busqué.
No lo vi. ¿Qué pasaba? ¿Qué broma era esa? Las enemigas estaban al acecho, una a una,las vencí. Los hombros ardían al deseo de venganza, ¿para qué si ya estaban vencidas? ¿Por qué me empeñaba en regresar a los capítulos del sufrimiento? ¿Qué detenía al cuerpo y lo mantenía estático viendo hacia el techo pensando una y mil formas de manipular la realidad hasta ver materializados mis deseos?
De pronto la forma reaparecía sin sonrisa, ahora tenía una mano de siete dedos, en cada yema estaba impresa una tarea. No se percató que había sido descubierta, el llanto de una criatura la distrajo. Yo la observaba invitándola a entrar en mis miedos. Su mano cayó al piso, de pronto los dedos salían de mi vientre bajo, remolineaban mis vísceras. He sido testigo de mi propia destrucción, la templanza no fue suficiente cuando al dar la espalda al techo el ente estaba en mi cama, a mi lado derecho, después izquierdo, parecía ocupar todos los espacios. Las sábanas blancas intentaron cubrirlo y apartarlo de mí pero ya era demasiado tarde, un deleitoso orgasmo rondaba, tres arañazos en mis brazos. –Tú lo has pedido, recuérdalo- La vocecita que todo lo sabe advirtió. Bloqueaba a la conocedora, no sabía mucho, ignoraba que estar en el envase del ente es atroz, ninguna voz tocaba. ¿Qué brusquedad en la búsqueda había colindado con semejante creación? Las otras realidades paralelas sufrieron amnesia temporal. Aquella tierna mujer de rostro enternamente infantil, mirada rosa, candor en los labios y pelo rizado no asistía al atropello que recién se cometía en mi cama. Los sueños inclementes se ubicaron en el respaldo caoba, encontraron una esquina y ahí navegaron los credos judíos, árabes, cristianos y chamánicos, no rescataban. Yo no suplicaba, ni rezaba, ni pedía ayuda, transitaba al ente como si ya lo hubiese visto infinidad de veces en el pasado, me era muy familiar. De pronto éste dejó de ser compañía para convertirse en una extensión de alguna cuadratura dentro, despojos de pelos café claro se materializaban encima del colchón, la mascota que antes cargaba el ente al cual posteriormente cambié el nombre y bauticé como Albe, fue a dar a la alfombra recién aspirada, intenté acariciarle el rostro pero no lo ubiqué. En vano imaginaba cómo era, la definición se escapaba entre la lucha por desaparecerlo y aparecer a su mascota.
Aquellos días fueron devastadores, el techo me seguía a todas partes, limitaba mis discernimientos, invitaba a lo inimaginable y salvaje, me perdía danzando al revés. Fue tanta mi confusión que pensé estar enamorada de Albe. Se supone que yo sabía cómo exorcizarlo, tonta, que en uno de esos momentos de observación ésa o éso imitaba mis decretos, los canturreaba idéntica a mí. El tiempo se detuvo fuimos una/o por unos instantes, yo había decidido cerrar el canal del audio, así es que, leí en sus labios su vocifero. De mí partían bendiciones según el ritual y regresaban maldiciones. Era justo el encuentro, nos reconocíamos sin gusto. Me siguió pareciendo imbécil, ridículo hasta el punto de sentarnos en una inexistente mesa redonda, dialogamos, descubrí que le gusta su conformación, es responsiva ante el amor, lo desdeña, y devuelve odio, patrañas cuando lo tiene frente a él, ella.
Al minuto y durante nuestra conversación se manifiesta una balanza, una mujer vendada, ciega, vestida en sábanas blancas. Tuve que dar un azotón con la mano para indicarle que se largara y dejara la sentencia para otra ocasión, la mujer marchó ecuánime.
Al término del encuentro tomé del cuello a Albe, estaba fuera de mi cama, lo contraje hacia mi cuerpo, clavé mi mirada en su frente plana y aguada. Qué pena verlo escurrir y transformarse mitad ella, mitad eso. Qué horror reconocerla en mi camino rumbo al gimnasio, la biblioteca, el salón de clase, en todas partes eleva la mano a saludar mientras yo la despido con una amplia sonrisa.
Esa malformación me había estado buscando afanosamente por varios años. Moví mi cabeza en señal de desaprobación, al instante me percaté que había sido enviado en encargo específico. Le habían grabado unas claves en sus dedos, era de ángulo servil. Su comitiva, desviarme de la fuente, al reconocer la voz malévola dentro. Sentí un enorme deseo de asesinarlo/a al saber la verdad pero ese término no cabe en el mundo donde estábamos, o seguimos estando., entonces, inicié el juego, un juego que por poco me manda a la locura y rotundamente cierro ahora. Apeló a la razón.
Yo que últimamente renegaba del raciocinio, le tuve que estar agradecida porque fue el único enlace a la cordura, airosamente me ayudó a escapar.
Una vez fuera y un poco de alivio provocó al techo abrirse, la mesa no continuaba. Entre los granos de la pintura marrón de la recámara, emergía un calendario, habían pasado cinco meses desde la advertencia de que una nueva identidad me esperaba. Jamás imaginé tal nivel de oscuridad en la novedad. Cometí el grave error de adjudicarle mis hechos al ente maldito, cuando ya recuperada del susto decidí apropiarme de mis desaciertos.
Agradecí a Albe haber movido su estela hacia mí. ¿De qué ha servido? No lo sé a ciencia cierta aún. Lo único que puedo asegurar es que dentro de su mundo oscilatorio en odio, ha hecho de mí una persona diferente, de cuidado.

martes, 29 de mayo de 2012

La tejedora poema escrito por Susana Chávez

In Ciudad Juarez thousands of people have been killed for the past years, we still have women despairing and people dying as a consequence of violence. The Orlado masacre got me back to opinion in a newspaper, my words are advocating for peace, understanding and respect and I call all of us victims. Susana Chavez, A FRIEND OF MINE, openly bisexual, call us to end pain, in this poema.

La tejedora

Produce en el espejo aleteos de equilibrio,

nos duerme con su sonrisa

y despues a una niña

donde el silencio todo nocturno

se distingue con el desierto.

Teje virtud con el hilo de la palabra

hacia donde el dolor no se haga el tema perpetuo

avanzando a lo irreprimible.

Tierra húmeda

he aquí donde brota tu beso con diversos colores.

Susana Chávez

 Repetiré el mantra de la poeta juarense Arminé Arjona -Susana vive, Susana escribe-.
Es muy difícil estar en eventos dando lectura a una poeta cuyas letras fueron cercenadas en vida, rechazada y jamás legitimada por los programas de literatura estatales de Chihuahua, Susana dejó de escribir poesía los últimos años de su vida, desanimada y sin recibir ningún tipo de respeto, remuneración o reconocimiento. Desanimada desde que tomó sus primeros talleres y al tallerista referirse  a ella y su poesía como floja, decadente y sin futuro; Susana siendo una jovencita le otorgó veracidad a las palabras del pseudomaestro, ya desarmada en la voz legitima pero armada en la pasión hacia la escritura, y la lectura poética, Susana siguió escribiendo pero no lo suficiente para sostenerse  en la poesía, o alcanzar el poder personal. Su pluma cedió para continuar en el activismo, dar paso a la certeza de no querer renunciar a sus noches  en una ciudad en guerra, invadida por los federales y militares, una ciudad ajena, una ciudad sin ley, Susana continuó confiando en las personas que conocía,  debido a esa confianza, una terrible noche ella caminaba tranquilamente por las calles de la ciudad y su vida le fue arrebatada.
 La parte oficial dice algo así:  ella voluntariamente fue a tomar cerveza  con unos jóvenes...
 Los que convivimos con Susana sabemos que no le gustaba pasear mucho con menores, en realidad no le importaban y decía que olían a pañal.
  A Susana la conocí, ella caminando y nosotros manejando, una noche de diciembre, en 96, creo, ella y dos amigos caminaban por la Ave Constitución e Ignacio Mejía.  Y así de sencillo y cordial; subieron al auto y seguimos a una fiesta.
Corría el 2011, yo escribía  Polvos de manzana, el episodio del encuentro entre Susana y yo estaba siendo plasmado. De pronto supe que habían asesinado a una poeta en Ciudad Juárez, jamás me imaginé que se trataba de ella y ese personaje que tomaba vida junto con Arturo y Karina mis mejores amigos otrora y de ahora. En mi mundo ideal los tejía a otras dimensiones menos salvajes y ella romanceaba con la existencia de algunas tejedoras por ahí. A Ni una más debo añadir, a Ni una poeta más, se le debe cegar su talento con la palabra letal patriarcal. Las poetas y escritoras en Ciudad Juárez deben florecer, dar cual el rosal, múltiples, una vez por estación.
La investigación del asesinato de Susana como el de casi la mayoría de las mujeres, está saturado de irregularidades. Nos corresponde darle el lugar que merecía y merece como mujer creadora, poeta; un lugar especial en la literatura femenil de esta región, un lugar en los libros, las antologías
Mis respetos y Descanse en Paz. Justicia literaria para ti, Susana.

martes, 22 de mayo de 2012

La joven habla. PRD

La semana pasada en Ciudad Juárez se reunieron simpatizantes de AMLO, se congreraron en un mitin político típico de nuestros haceres democráticos. Entre los asistentes vi a actores de puestas diferentes, jóvenes, vendendores ambulantes, maestros de la universidad, representantes de asociaciones civiles locales, artistas y entre ellos estaba Luisa Luján líder nacional de MORENA jóvenes. La entrevisté para el canal kochittaroko de youtube. No me interesaba saber los detalles y bondades de su candidato, ni tampoco sus posturas con respecto a los antagónicos de la escena, mucho menos enterarme en su elocuencia política, de eso estamos hartos todos. A donde apunté la entrevista fue hacia ella y no a la máscara que suelen mostrar y sacar sinestramente las pantallas de las cámaras y los medios. Luisa, una joven hija de norteños radicada en el DF, una joven que vive el presente y fluye en colectivo, una joven que ahora le corresponde tomar el micrófono porque alguien lo debe hacer. Entre las preguntas saltaba la evidente, ¿y qué del hueso?. El tema es delicado cuando militas hacia un beneficio personal, es decir no te mueve la idealogía de tu partido, ni sus hechos, ni siquiera tu candidato. Te mueve la promesa a ocupar un cargo, o tal vez algún apoyo a tus proyectos diversos, de eso está repleto las democracias donde los hombres se supeditan al poder; tuve que filtrar la pregunta en mí y le recomiendo que también lo haga en Ud cuando decida por quién votar. Pregúntese ¿qué lo impulsa? Y sea libre al elegir. He decididido mi voto porque lo diferente en la propaganda del PRD es que la gente de tecla y no tecla está gritando en voz y letra, vaya rima. Es elegido por el menos peor, la mejor opción y en resumidas cuentas por un ejercicio puro y consenso que se supone existe cuando realmente el pueblo no manipulado tiene el poder. La diferencia ahora la han hecho las redes sociales, los jóvenes y no tan jóvenes escribiendo en el formato de su preferencia rechazando a Peña Nieto activando con ello la consciencia a la participación ciudadana. La intervención a evitar que el miedo desvíe nuestro voto una vez más. La protesta en sus diferentes versiones en contra de las evidentes formas de control que ha ejercido la plutocracia, Televisa- PRI por mencionar algunas alianzas gobierno-empresas. Los medios de comunicación y su obstinación corrupta, están siendo ridiculizados al omitir la realidad de las campañas políticas, a Peña Nieto sólo le muestran el lado simpático. Luisa preocupada por aquello de una televisión en cada casa mexicana, y el poco acceso a la educación, los libros. A ver si no nos pasa lo mismo con una computadora en cada casa, dije. Recordé la algarabía familiar y de mi barrio cuando por primera vez, en los ochentas, tuvimos una tv blanco y negro; el acceso al canal de Chespirito y la telenovelas, a las noticias de Jacobo y el atolondramiento de Siempre en Domingo, imágenes que moldearon al México del presente, imágenes de métodos perniciosos que se rehusan a perecer muy a pesar de la obvia realidad de jóvenes manifiestos en la lbero gritando, tú no nos representas y miles de ciudadanos despertando a la pasión mexicana, la consciencia, en esta ocasión caminando por si mismos, convencidos de que no hablar, no escribir, no asistir, no votar es grave. Este 2012 todos somos actores y aquel voto que nos robaron en el 2006 nos lo han de devolver justo frente a nuestros ojos joviales que un día fueron crédulos y continúan idealizando. Era 1994 cuando esta joven vota por primera vez. PRD.

lunes, 23 de abril de 2012

Josefina y otros venenos

Hace algunas noches entre mis sueños se coló una joven que vertía veneno en polvo blanco encima de una deliciosa y surtida ensalada; desperté a la reflexión y los posibles significados y al transcurrir de las horas, la imagen onírica se esfumó entre la lección frente al grupo de jóvenes donde imparto clases de preparatoria. De vuelta a mis lecturas supe de buena fuente que Josefina Vazquez Mota en una ocasión durante su diputada época fue invitada a una comida en la Suprema Corte de Justicia, y haciendo el relato súper corto, dicen que ella acostumbraba a llevar sus alimentos a los festines oficiales, deliciosas lechugas sin pócimas extrañas; por si las dudas de que se fuera a repetir la historia del rey reencarnado asesinado por los súbditos. Cuando leí este detalle tan poco común entre nuestros políticos porque les gusta comer gratis, pasé del asombro a la incredulidad, luego al enojo, las incontables voces opinando sobre el feminismo y más tarde a la seriedad del fenómeno Mota, fenómeno porque sin poseer suficiente solidez ideológica, ni sentido de realidad consensual está a unos pasos milagrosos de ser presidenta de un país roto. 
La candidata a presidente, ha sido catalogada como feminista ligera o light , ¿qué significa eso? ¿es una mujer ligera? Claro que no. Según la RAE feminista es un adjetivo perteneciente o relativo al feminismo, ¿perdón? Me quedé igual y eso que soy mujer, ¿no es suficiente?. Aquí es cuándo le digo que brotaron las voces de algunas mujeres conocidas. -Para mí que el feminismo tiene que ver con lesbianas o las mujeres que detestan a sus maridos e hijos y prefieren ir a la universidad o salir a trabajar antes que atenderlos. -O eres o no eres, si te inyectas los labios, cuidas tu aspecto físico, vas al spa, te preocupas por llevar unos aretes carísimos al alcance de tus bolsillos, y vistes bien, entonces eres ligera o frívola y no mereces el adjetivo feminista, eres femenina e insegura y mereces la hoguera. Otras voces aseguran, -a esa mujer le interesa sólo su familia, sus negocios, los asuntos que atañen a la sociedad los ve lejos, actúa como si no perteneciera a esta realidad, va tras un sueño, un objetivo, desea ganar la carrera de yeguas finas, las feministas no nos identificamos con ella -¿No qué te pasa? esta otra es intelectual, ratón de biblioteca, estudia hasta saturar el corazón de sintéticos datos, trabaja y vive a lo macho definitivamente es feminista porque habla, compite, y transpira en el mundo de los hombres, ha alcanzado la igualdad, una de esas debe estar en Los Pinos-. Las voces cesaron. Mientras tanto yo le comento, no se preocupe por la definición del término y si Ud es o no feminista, hemos pertenecido hasta el momento a un sistema dirigido por la mentalidad masculina y el asunto es que el feminismo se supone llegó para desaparecer viejos patrones de conducta social y encontrar la fórmula exacta hacia una sociedad más equitativa pero la faceta recalcitrante de Josefina y sus delirios hablan de otros venenos más peligrosos que los polvos en la ensalada y el feminismo en si. Josefina despide a su vocera Karla Garduño por no deletrear correctamente Tlaxcala que por cierto viene del Nahuatl tlaxcalli (pan) y lan (junto a), Junto al Pan donde arrancó la campaña corregida,en un autobús que brota a La Jefa palabritas que evocan a los del barrio acá en la frontera o uno que otro corrido popular despreciado a leguas por los panistas; el equipo de campaña está conformado en su mayoría por hombres. ¿Qué? Así es, nosotros los mexicanos dentro y fuera del país estamos obligados a enterarnos de esto y otros datos y manías acerca de los candidatos, ¿ por qué? simple y sencillamente porque estamos hartos de que los políticos sigan envenenando a un país tan maravilloso como México.

lunes, 2 de abril de 2012

La máquina trituradora. Nomos.

-¿Existen los Domos, Nopos, Nomos, no estoy seguro?

-¿Cuáles son esos?

-Son unos seres chiquitos que a veces pasan corriendo rapidísimo.-Ah, los plateados, los que fabricaron en la luna y los enviaron a tierra a jodernos el alma. Son Nomos.-Sí esos, los plateados, pero cómo sabes que son plateados

¿Tú también los has visto?

jueves, 29 de marzo de 2012

Los Juegos del Hambre.

Hunger Games.La primera vez que leí la portada del libro que estaba en las manos de un estudiante de preparatoria no pude evitar preguntar ¿qué lees?. El estudiante dijo –Hunger games-. Le sugerí cerrar el libro porque debería atender la clase de Español. Hizo caso omiso, el título es demasiado llamativo, las letras son exactamente lo que la juventud espera, una historia que evoca el pasado, llama al futuro, se cimbra en el presente erigiendo la violencia, y una larga fila de lo mismo, lo mismo. El personaje principal virtuoso. -Tíralos a los felinos rabiosos- frases agotadas entre los egipcios, griegos, romanos. Planteamientos puestos en narrativas que prometen ser nuevas. Figuras conocidas violencia, pobreza, gay a según la estricta definición de la palabra en The Merriam Webster Thesaurus Dictionary (ausencia de seriedad, buen humor) extravagancia.Meses después un conocido; ávido lector lleva en sus manos el mismo título, lo observo con detenimiento, viaja en el texto, finjo no estar ahí pero la sensación de unidad entre las páginas del libro y él, me llama poderosamente la atención, me atrevo a asegurar que Suzanne Collins emergía su mano desde el libro, arroja letras hipnóticas al sujeto recostado en su sillón preferido, con la cabeza reposando del lado derecho intenta predecir la continuación, re acomoda todo tipo de referencias desde su intelectualidad con dirección al deleite de la literatura. No tuve otra opción que impregnarme del entusiasmo mostrado por ambos lectores, finalmente busqué un ejemplar, estaba frente a mí bajo la advertencia –Ms Sotelo you better hurry up with your reading because the movie is coming up in March- Contundente la afirmación me siguió los días. Leer el hipertexto iba mejor que la anécdota novelera. La numeración encerrada entre bolas blancas y negras tipo selección militar en México, la velocidad de la escritura a la impronta del pasado futuro probable, las trece colonias que fueron cincuenta poderosos estados con sus distritos latinoamericanos saturados de hambre y guerra. Definitivo, hacía falta que alguien manipulara mi imaginación a la tortura del hambre, el asesinato, la sangre, la ritualización, el control de masas, eso no es fantasía, es una realidad. Quise robar la imagen del productor y saber qué tan sanguinario retrata las escenas escritas por la autora, que durante la lectura me llevaba a las sombras de jóvenes ocultos cargando armas gigantes en Ciudad Juárez, ellos encima volando desde cualquier colonia listos a sacrificar y ser sacrificados en pro a un juego implantado por la sed de poder, venganza, sangre. Juegos repetitivos que saltan del reality show, a la guerra televisada, a la inspiración compiladora de la escritora quien evoca al mito de Teseo y el Minotauro, los gladiadores romanos, y una capital de humanos que aferrados perpetúan paradigmas donde los grupos ceden sus hijos al miedo, el morbo.Y en la sala de cine en Ciudad Juárez un anuncio de un partido político que promete pena de muerte a los secuestradores, dos mujeres que lloran porque el secuestrador del jefe de familia será puesto en libertad muy pronto. Gritos amenazantes –pues más le vale que se calle- . Ahí no había nada que fantasear, el comportamiento de la audiencia hablaba. Y al final de la película. -Eso no es nada-Un nutrido grupo de jóvenes dijo.-¿Qué tan lejos llegarán en la violencia?- Pensé.

lunes, 13 de febrero de 2012

Mujeres cósmicas

Utopilandia concede las llaves de una ciudad donde reina el mal a su vez entrega un extraño ente que ve entre sueños de noche llamado Kochitta Rokó. Esta cautivante narración tiene lugar en La Crema, en Huatulco , en El Dreams, en Juárez “ciudad del terror que gesta mujeres y hombres cósmicos” y nos invita a reflexionar sobre las otras realidades que vivimos día con día y que no nos percatamos de ellas, esas “realidades paralelas para hombres y mujeres en necesidad de cambiar su terrible presente” que están descritas en la vida de los personajes: once mujeres herederas de una extraña fortuna que les transfiere poderes de toda índole. Juegan un partido donde aparentemente no existen las posiciones, la competencia ni las reglas pues no imaginan que hay dimensiones que las llevan a mundos paralelos previamente trazados por sus Dioses interiores.Es una obra en intertextualidades, reflejo de la preparación y gustos de la autora, además cuenta con una característica excelente pues mientras se leen las experiencias de las once mujeres en el juego, guiadas por Lucy, el lector se siente profundamente identificado con otro lector dentro de la trama que lee siempre en su sillón café. Cindy Erato Rodríguez (Editora)Novela disponible en www.amazon.com

viernes, 27 de enero de 2012

La danza de los caireles. Rosa viejo.

Rosa viejo

-¿Como podría borrar las imágenes que tengo metidas en la cabeza, aquellas figuras de horror del descabezado del puente, el que vi cuando iba rumbo a la universidad? ¿Por qué escogí ver, por qué he vivido esas experiencias? ¿Qué me quiere enseñar mi Ser o mejor dicho qué busco demostrarme al poner mi cuerpo en esos eventos a estar tan cerca?

- Mira Antonia, pertenecemos a un sistema muy pero muy injusto. Es decir, vivimos en un mundo donde la ambición pude más que las bondades. El hombre no ha aprendido a estar en armonía consigo mismo, mucho menos con el vecino; entonces la probabilidad de que a ti, o a mí nos sucedan o seamos testigos de eventos desfavorables es alta; especialmente en Ciudad Juárez. Comprendo tus inquietudes de joven de veinte años.

miércoles, 25 de enero de 2012

Partiendo

- Partamos a Bordersenses el evento inicia a las 7pm- Propuse

-Partamos- Contestó el poeta.

La cita era a las 6pm tendría que pasar por él a la calle Sun cerca, muy cerca de la Alameda. Antes debería pasar a Western Union a enviar unos dólares destino Medellín Colombia, el dinero era el anticipo de un trabajo de edición de mi más reciente novela. Había buscado un corrector y finalmente alguien por internet había recomendado a una persona de nombre Arthur Henry quien a su vez empleaba a maestros-editores de varios países de Latinoamérica. El asunto fue que la escritora sincrónica en mí se sentía muy bien por dos razones. Una, finalmente las correcciones a su novela estarían en función y dos estaba, con su aportación, dando empleo a una persona de nuestros gloriosos países latinoamericanos.

lunes, 16 de enero de 2012

Magia y razón sobre el viaje con Ayahuasca. Kochitta y Ceci Pego

Mitos y realidades sobre el viaje de Ayahuasca.
Kochittaroko escoge a Cecilia Pego como su mentora creativa desde el primer momento en que la conoce. El pensamiento racional de Ceci, ignora el hecho, o sea, ella ni en cuenta.
Pasan los días y Cecilia no se manifiesta en la plataforma de los sueños. Kochitta desespera.
!Bingo! Una buena noche ella ve.
-Caminábamos mientras tú veías amarillo y muerte, llevabas tus ojos abiertos, de pronto una escalera en espiral nos hablaba en chino, creo, porque no le entendíamos nada, decidimos tomar el elevador cual divas que les gusta evitar la fatiga. Adentro nos esperaba un hombre rubio, obeso que nos mostraba tres teclas de un I-phone, señales, sueños, análisis, eran las mensajeras de aquel hombre que sufría retraso mental. Llegamos a pintar un cuarto.