martes, 13 de diciembre de 2011

Navidad: La niña-mujer.

Era domingo por la noche cuando la maestra nos leyó una historia de sueños y príncipes, dijo que ella en algún tiempo soñó con uno azul. Yo no entendí el significado de azul porque mi mamá jamás me habló de cuentos de reinos o princesas de colores, ella dedicaba sus días a lavar, cocinar y limpiar la casa. Mi mamá daba la impresión de llevar el mismo vestido a diario, sus piernas estaban saturadas de venas que saltaban presionadas por unos entes pequeños redondos con ojos saltones rojos que carcajeaban conmigo cuando se sabían vistos por mi ojo en la frente, ojo que formaba con mi dedo pulgar y el índice. Los figurines a veces saltaban de los chamorros a darle un descanso a los fatigados pies de mi madre. En una ocasión quise atraparlos y aplastarlos con mis manos pero recordé que mi hermana mayor me había advertido que el 24 de diciembre estaba cerca muy cerca y que debería portarme bien. Asumí entonces que aquellos seres espantosos merecían mi respeto y buen comportamiento. Todavía veo claro a esos círculos pequeños, crecían cuando mi abuela, una señora muy extraña, se acercaba a mi mamá y con trucos de magia negra en la palabra le provocaba desmayos y desesperos. Los mostritos sonreían complacidos y parecían multilpicarse desde el hígado de mi abuela e iban directo al corazón de mi madre rodando hasta las piernas.

jueves, 8 de septiembre de 2011

El llamado al Primer encuentro de escritores de Ciudad Juárez

Hace algunos meses una amiga periodista de Ciudad Juárez subió al Facebook la convocatoria que rezaba en su título 1er encuentro de escritores de Ciudad Juárez, el evento prometía traer a la ciudad creativos hechos en Juárez, es decir, gente reconocida a nivel nacional e internacional que ha gestado sus primeros años de carrera ahí, además los formatos de invitación a los eventos habían cambiado, ahora circulaban por los medios de comunicación, el evento se difundía a través de las redes sociales, los blogs, el correo electrónico. Inmediatamente envié mi propuesta para participar en las mesas de trabajo, me aceptaron, qué bien. Días después me reunía con un buen amigo poeta de Ciudad Juárez que reside en El Paso, le mencioné sobre el evento y dentro de mi desconocimiento de cómo habían funcionado otrora los encuentros de escritores en Ciudad Juárez le pregunté emocionada que si ese era realmente el 1er encuentro, mi amigo contesta que en la ciudad ya se habían llevado a cabo encuentros donde él precisamente había participado, de pronto se detiene a reflexionar asegurando que los eventos sólo asistía el mismo grupito una y otra y otra vez aceptando esporádicamente algún nuevo, incauto que debería conjurar con ellos para pertenecer y desarrollarse dentro del sagrado montón. Entendí perfectamente la idea de grupito, de hecho esos se forman en todos y cada uno de los rubros de nuestro diario vivir, en sistemas donde estratégicamente se mantiene a los pueblos sin educación, donde la creación está hecha desde y para las élites; los mismos que ganan las becas de poco monto que el estado destina a las artes, los mismos que arrebatan el flácido y pequeño pedazo de carne cultural fronteriza. No sé quién ha hecho más daño, si los que conspiran hasta formar un círculo que encierra herméticamente la cultura y los intereses de unos cuantos o los que idolizan y arden en deseos de ritualizar en esos círculos. Es muy común que en países o ciudades de escasa letra como Ciudad Juárez el escritor, el creativo o el intelectual adquiera una aura mágica hasta convertirse en vaca sagrada y con ello cierto dejo de poder que sabe muy bien emplear obedeciendo a sus intereses particulares, esperemos que encuentros como este, rompan esa lectura que el pueblo le otorga al artista y que poco a poco desde su microcosmo, la gente despierte su natural inquietud hacia la creatividad, y la cultura.

sábado, 4 de junio de 2011

Misiva a Ms Ana Martinez

Ana un día como cualquier otro en el pasado, hace algunas semanas, tal vez, planeabas tus vacaciones de verano que arribaron hoy para el distrito escolar donde trabajo. Ayer te arrebataron tu verano, están tratando de derribar la pureza de tu diario vivir. Es infame, injusto, muy triste.

Ahora estás presa en un lugar donde se supone irán las escorias sociales, los que estorban, los mal guiados, los condenados, los hijos del infortunio, los que no siguen la reglas porque su mente no fue alimentada de una educación sólida, de una ética, porque su alma, quizá, se distanciada de la belleza y encontró agrado en el abismo que provoca el mal. Obviamente no fue, es, ni será tu caso.

jueves, 26 de mayo de 2011

San Hacedor de Hombres. Hombres cósmicos

Querido Dios soy una mujer de tantos años, recién terminé una relación, estoy en la etapa del duelo. Me han despedido de varios trabajos por decir lo que pienso, mi mejor amiga me ha retirado el saludo alegando que la tenía harta, mi ex compañero de trabajo soñó que lo tenía hasta la madre. La tristeza embarga en cada esquina de mi casa y del cuerpo. Creo que me quemo viva, ahogo y ahorco todo a mi paso., desde la tortura he vislumbrado la existencia de un Santo hacedor de hombres para humanas como yo. Por ahora ayudar al resto de las mujeres no me interesa tanto, necesito que me hagas el milagro de traerme a esa pareja que tanto añoro, y la libertad en todos sus sentidos, libertad que casi estuve a punto de lograr después de años de cerrazón, ceguera y mala puntería al escoger esto, aquello, algo, alguien que definitivamente no compartía mis deseos, y encerrarme en un sacrificado trabajo. El hombre aquel y yo pasamos por toda clase de desventuras que según yo eran soportables en nombre del amor. Encerrabame en unos hierros que jamás se enderezaron. Como comprenderás las cosas no funcionaron. Ni modo.
Soledad, una buena amiga, ha recomendado escribir una carta, así como solía escribirle una cartita a Santa Clos cuando era niña. Cuando supe que la comparación no era muy certera porque Santa Clos jamás traía nada de lo que yo pedía, decidí mejor crear a San Hacedor de Hombres y escribirle, espero, en mi fe lograr verte muy pronto, y que me concedas abrir los ojos para ver a ese hombre compañero de viaje, una institución honesta o si no es mucho pedir independencia económica al sostenerme con mis talentos, y que a su vez te manifiestes en la fe de otras desafortunadas mujeres que en la impaciencia, y el ímpetu buscan desesperadas la pareja ideal y al no encontrarla se lanzan al precipicio de la promiscuidad, el lesbianismo, la amargura, la caza de ancianos millonarios, los deseos exasperantes de fama, o la castidad según el caso, el año o la experiencia de cada una. Algunas terminan trabajando por el resto de sus días viviendo con cuanto mantenido les haga cosquillas. Espero que al conocerte, ellas, sepan guardar el reposo que sus almas requieren para que sus peticiones lleguen prontito a ti y podamos ser más dichosas en esta tierra tan pero tan desterrada.
Ya puestas las cartas y al dicho que te quiero mucho te pido por favor a un hombre entre...








Prohibida la reproducción total o parcial del fragmento sin la debida autorización. Copy rigth 2010. HS

lunes, 23 de mayo de 2011

Partiendo hacia Bordersenses

Partiendo hacia Bordersenses.

- Partamos a Bordersenses es a las 7pm

La escritora proponía

-partamos

Contestó el poeta.

La cita era a las 6pm tendría que pasar por él a la calle Sun cerca, muy cerca de la Alameda. Antes debería pasar a Western Union a enviar unos dólares destino Medellín Colombia, el dinero era el anticipo de un trabajo de edición de su más reciente novela. Había buscado un corrector y finalmente alguien por internet le había recomendado a una persona de nombre Arthur Henry quien a su vez empleaba a maestros-editores de varios países de Latinoamérica. El asunto fue que la escritora se sentía muy bien por dos razones. Una, finalmente las correcciones a su novela estarían en función y dos estaba, con su aportación, dando empleo a una persona de nuestros gloriosos países latinoamericanos.

domingo, 10 de abril de 2011

Sana la pedrada al niño antes de leerle un cuentito.

Al poeta mexicano Javier Sicilia le asesinan un hijo en México. Por la mañana camino al trabajo escuché una de sus ya tantas entrevistas que ha dado a los medios. Con el corazón en la mano dijo "cada hijo mexicano debe ser hijo de todos". No sabía, hasta entonces, quién podía estar hablando con tanta coherencia, dolor, sentido de pertenencia, y amor al país. Sólo un amante de las letras consternado pronunciaría estas palabras que tanta falta le hacen a una nación ya en guerra. Recordé a personas recientes de las escenas sangrientas mexicanas como el caso Martí, el secuestro y asesinato de su hijo y la tónica de protesta que rondaron sus meses y años posteriores a la desgracia personal que después la convirtió en causa de todos a través de los medios. Es hasta cierto punto comprensible que la tragedia tiene que tocar nuestra puerta para motivar algo que nos lance a la movilización sin cansancio hasta que el ofendido, la víctima, el sobreviviente en duelo, concluya que se ha hecho justicia y si eso pasa en México ya a estas alturas es una milagro.