lunes, 15 de noviembre de 2010

La letra oportuna.

La letra que emana de la triste situación de Ciudad Juárez.
Dicen que cada uno de nosotros llegamos a este mundo con un don o talento específico y que es tarea individual el encontrarlo y trabajarlo, sobre todo esto último, trabajarlo. Pues bien, al parecer para mí la escritura ha representado mucho más que una forma de expresión que ha pasado a latir a la par del corazón en el ejercicio de la misma. Soy infinitamente novata en este rubro y a la voluntaria transpiración pasada las horas en la escritura le han seguido minutos de auto exploración sobre las verdaderas razones que me animan a teclear. Ahí le va un poco de mi brevísima historia. Este medio impreso El Diario de El Paso abre el primer espacio publicando algunas columnas que escribí estrictamente movida a compartir el discernimiento de las agobiantes situaciones de nuestra frontera, nuestros países, nuestro mundo.  La intención, vaciar en la escritura mi perspectiva y encontré de pronto un bálsamo en medio de la violenta guerra en Ciudad Juárez y la guerra pacífica que se vive en El Paso, guerras al fin. Me sentí afortunada porque al escribir ya no tuve que acudir a terapias ni psiquiatras, sin embargo no he dejado de pensar en las recientes y numerosas publicaciones mundiales derivadas de la situación que se ha vivido y se vive en esta frontera. ¿Son oportunas u oportunistas?